1. Parque Natural

Parque Natural

 

Vista de Sierra AlmijaraA mediados de agosto de 1999 se daba luz verde al Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de las Sierras de Alhama, Tejeda y Almijara, paso previo a su definitiva declaración como espacio protegido y su inclusión en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA). El Consejo de Gobierno andaluz aprobó en septiembre el que sería quinto Parque Natural granadino y tercero malagueño, ya que afecta exactamente a 40.662,95 hectáreas repartidas casi al 50 por ciento entre ambas provincias.

 

Encuentra su mayor altitud en la Sierra Tejeda (el nombre de Tejeda proviene de lo abundantes que eran éstos árboles en el pasado), llegando a los 2066 metros en el pico de la Maroma que es el más alto de la provincia de Málaga.

 

Las cumbres del Parque Natural Sierras de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama hacen de frontera natural entre las provincias de Málaga y Granada. Las sierras de Tejeda y Almijara se ubican del lado malagueño, en el corazón de la comarca de la Axarquía. Alhama se corresponde con la parte más occidental de la provincia de Granada.

 

En estas sierras predominan los tonos blancos y grises de crestas y barrancos, consecuencia del abundante mármol de la zona. La descomposición de estas rocas crea arenas donde los pinares se adaptan y forman los ecosistemas más extendidos, compuestos por pinos carrascos, negrales e incluso laricios. En las zonas más altas y umbrías, también aparecen robles melojos y arces.

 

Otros de los elementos geológicos que destacan en el parque son las cuevas de Nerja, declaradas Monumento Nacional, y también la cima de la Maroma llegando a los 2066 m. de altitud sobre el nivel del mar, esta cima es la mas alta de la provincia de Málaga y existen rutas de senderismo para subir a ella.

 

Situación:

En el Parque Natural de la Sierras de Alhama, Tejeda y Almijara están incluidos los términos municipales de Alhama de Granada, Arenas del Rey, las Entidades Locales Autónomas de Jatar y Fornes, Jayena y Otívar, así como los malagueños de Alcaucín, Canillas de Albaida, Canillas de Aceituno, Cómpeta, Frigiliana, Nerja, Salares y Sedella.

2. Fauna

Fauna

 

La zona tiene un alto interés zoológico por el número de especies que viven en él, cuenta con especies de anfibios (ranas, salamandras, etc.), de reptiles (camaleón, galápago leproso, diferentes especies de culebras como la culebra de herradura, la culebra bastarda, la culebra de agua, la víbora hocicuda, etc.), aves (alrededor de unas 130 especies diferentes frecuentan la zona de las cuales 57 especies son sedentarias de este Parque Natural, de todas estas especies podemos nombrar a el buitre leonado, el halcón peregrino, diferentes tipos de águilas entre las que destaca el águila real, etc.).

 

Cabra montésEn cuanto a los mamíferos se han catalogado unas 24 especies entre las que cabe destacar el gato montés, el zorro, la jineta, la comadreja, la liebre, diferentes especies de murciélagos, el tejón, el jabalí, pero la autentica reina es la cabra montés que hace unos años en esta sierra estuvo a punto de la extinción y que se ha llegado a multiplicar por diez en los últimos 25 años y ahora tan solo en la zona granadina se han llegado a contabilizar mas de 1.700 ejemplares, una de las mas numerosas del país.

3. Flora

Flora

 

JarasEn las zonas bajas o medias se observan bosques de encinas, alcornoques (en la ladera norte), quejigos, rebollos y pinos negros mediterráneos “Pinus Pinaster” y “Pinus Negra” fruto de la reforestación llevada a cabo en el Parque Natural y un sotobosque formado por espino cambrón, lentisco, adelfilla, retama, romero tomentoso, algarabía, tomillo, zamarrilla, corregüela lanosa, escobón y bolina. Y en las zonas mas altas majuelos, coscojas, bolinas, aulagas, esparto, lastones, manzanilla, cenizos, jaras, cantuesos, arces, serbales, torviscos hembras, guillomos y durillos. Escasamente, veremos piornos.

 

A nivel del roquedo litoral, por la proximidad al mar, aparecen el perejil de mar, la margarita de mar y la siempreviva malagueña. En las calas de los Acantilados aparece el cerrillo, la amapola amarilla, la oruga de mar y el cardo marítimo. En taludes arenosos y pedregosos, incluye especies tales como la Linaria amoi, Chaenorrhinum macropodum, Reseda paui almijarensis, Centaurea bombycina y Anthyllis tejedensis. En arenales y roquedos fuertemente diaclasados aparecen especies como alhucemas lanosas. Asociadas a los cauces, y por tanto ligada a un sustrato húmedo, se desarrollan adelfas, zarzas, revientacabras, rosales, juncos, brezos y mimbreras.

 

 

QUE VISITAR

 QUE COMPRAR

Go to top